Nuevo!! Universo Mágico muestra los catálogos de Sharpless, NGC y Messier. Búscalos en la barra lateral. 

Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor. 

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público. 

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang - Galicia Astronómica

✨La galaxia enana azul NGC 5253


Martes 22 de Enero de 2019





La formación estelar comienza con el colapso de las partes más densas de las nubes interestelares, regiones que se caracterizan por una concentración relativamente alta de gas molecular y polvo como el complejo en la Constelación de Orión y la región del centro galáctico. Dado que este gas y el polvo son productos de formación estelar anterior, debió haber una época temprana cuando todavía no existían. Pero, ¿cómo se forman las primeras estrellas? De hecho, describir y explicar la formación estelar primordial, sin la existencia de gas molecular ni polvo es un desafío importante en la astrofísica moderna. Una clase particular de galaxias relativamente pequeñas, conocidas como galaxias enanas azules, posiblemente proporcionen ejemplos cercanos y contemporáneos de lo que pudo haber ocurrido en el universo temprano durante la formación de las primeras estrellas. Estas galaxias son pobres en polvo y elementos más pesados. Contienen nubes interestelares que, en algunos casos, parecen ser bastante parecidas a aquellas nubes primordiales de las que se formaron las primeras estrellas. Y sin embargo, a pesar de la relativa falta de polvo y gas molecular que forman los ingredientes básicos para la formación de estrellas como lo conocemos en la Vía Láctea, esas galaxias enanas azules a veces albergan regiones de formación estelar muy activas. Por lo tanto, al estudiar esas áreas, podemos esperar comprender mejor los procesos de formación de estrellas en el universo primitivo. NGC 5253 es una de las galaxias enanas azules más cercanas, se encuentra a una distancia de unos 11 millones años luz de la Tierra en dirección a la Constelación meridional de Centauro.

Hace algún tiempo un grupo de astrónomos europeos decidió echar un vistazo más de cerca a este objeto y estudiar los procesos de formación de estrellas en el entorno primordial de esta galaxia. Cierto, NGC 5253 contiene algo de polvo y elementos más pesados, pero significativamente menor que nuestra propia galaxia. Sin embargo, es bastante extremo como un sitio de intensa formación estelar, una profusa galaxia estrellada, en terminología astronómica, y un objeto primordial para estudios detallados de la formación de estrellas a gran escala. La imagen ofrece una impresionante vista de NGC 5253. Esta imagen compuesta se basa en una exposición casi infrarroja obtenida con el instrumento multi-modo ISAAC montado en el telescopio Antu de 8,2 metros del
Very Large Telescope, ubicado en el observatorio Paranal de ESO en Chile, así como dos imágenes en el espectro óptico obtenidas desde el espacio con el Telescopio Espacial Hubble. La imagen del VLT, en la banda K en la longitud de onda de 2,16 μm, es de color rojo, las imágenes del Hubble son azules en la banda V de 0,55 μm, y verde en la banda I de 0,79 μm, respectivamente. La enorme capacidad de captación de luz y la fina calidad óptica del VLT posibilitan la obtención de una imagen de infrarrojo cercano muy detallada durante una exposición de sólo 5 minutos. Las excelentes condiciones atmosféricas de Paranal en el momento de la observación permiten la combinación de datos espaciales y terrestres en una imagen en color de este interesante objeto.

Un carril de polvo importante es visible en el lado occidental (derecho) de la galaxia, pero los parches de polvo son visibles por todas partes, junto con un gran número de estrellas coloridas y cúmulos estelares. Las diferentes tonalidades de color son indicativas de las edades de los objetos y el grado de oscureciamiento por el polvo interestelar. La imagen en el infrarrojo cercano del VLT penetra en las nubes de polvo mucho mejor que las imágenes ópticas del Hubble, y algunos objetos profundamente incrustados que no se detectan en la banda óptica, por lo tanto, aparecen como rojo en la imagen combinada. Midiendo el tamaño y el brillo infrarrojo de cada uno de estos objetos ocultos, los astrónomos pudieron distinguir estrellas de cúmulos estelares; se encontraron al menos 115 cúmulos. También era posible derivar sus edades en cerca de 50 de ellos, que son muy jóvenes en términos astronómicos, menos de 20 millones años. La distribución de las masas de las estrellas de los cúmulos son parecidos a los observados en cúmulos de otras galaxias de brote estelar, pero el gran número de cúmulos y de estrellas jóvenes es extraordinario en una galaxia tan pequeña como NGC 5253. Cuando se obtienen imágenes de ésta galaxia enana en longitudes de onda progresivamente más largas tomadas con el VLT en la banda L, longitud de onda 3,7 μm, la galaxia se ve muy diferente.

Ya no muestra la riqueza de las fuentes que se ven en la imagen de la banda K y está dominada por un solo objeto brillante. A través de un gran número de observaciones en diferentes longitudes de onda, desde la óptica hasta la radio, los astrónomos encuentran que este único objeto emite tanta energía en la parte infrarroja del espectro como lo hace toda la galaxia en la banda óptica. La cantidad de energía que es irradiada en diferentes longitudes de onda, muestra que se trata de un cúmulo estelar de unos pocos millones de añosde edad, y muy masivo, con más de 1 millón veces la masa del
Sol, incrustado en una densa y pesada nube de polvo de más de 100.000 masas solares; la emisión observada proviene de este polvo. Estos resultados demuestran que una galaxia tan diminuta como NGC 5253, casi 100 veces más pequeña que nuestra propia Vía Láctea, puede producir cientos de cúmulos estelares compactos. Los más jóvenes de estos cúmulos todavía están profundamente incrustados en sus nubes natales, pero cuando se observan con instrumentos sensibles al infrarrojo como ISAAC en el VLT, se destacan como objetos muy brillantes. El más masivo de estos cúmulos tiene alrededor de 1 millón masas solares y brilla tanto como 5.000 estrellas masivas muy brillantes. Bien puede ser muy similar a los progenitores en el universo temprano de los antiguos cúmulos globulares que ahora observamos en grandes galaxias como la Vía Láctea. En este sentido, NGC 5253 nos proporciona una visión directa hacia nuestros inicios.



Fotografía original 
 
Crédito:   ESO

Nombre RA DEC Magnitud Datos
NGC 5233 13:39:55.990 -31º 38' 24.11'' V (AB) = 10.49 Simbad

 Chat