Nuevo!! Universo Mágico ha creado una Sala de Chat para que puedas conversar en tiempo real.

Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor.

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

✨Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads - Space World - Astronomy Station

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang - Galicia Astronómica

✨Mirada profunda a una fábrica de estrellas


Sábado 14 de Julio de 2018





Las bellas imágenes de objetos astronómicos a menudo contienen mucha información científicamente interesante. La imagen que se muestra arriba, proporciona una mirada profunda e inusual a una región gigante de formación de estrellas en la Vía Láctea. Se lo conoce como Messier 17, o la Nebulosa OmegaNebulosa del Cisne, Nebulosa Herradura o Nebulosa de la Langosta, debido a su forma característica cuando es fotografiada en el espectro de luz visible. Está ubicada a una distancia de aproximadamente 5.000 años luz de la Tierra, y se localiza en la Constelación de Sagitario, cerca del plano principal de la Vía Láctea. La impresionante vista fue obtenida por los astrónomos Leonardo Testi (Arcetri Astrophysical Observatory, Florencia, Italia; visitante científico de ESO en Chile) y Leonardo Vanzi (ESO-Chile) con el instrumento SOFI multimodo en el Telescopio de Nueva Tecnología de 3,6 metros (NTT) en el observatorio La Silla. Las observaciones se realizaron en el curso de un proyecto de investigación que tiene como objetivo la detección y el estudio de la formación de estrellas masivas, tomando exposiciones directas y espectrales cercanas al infrarrojo con este instrumento. Los nuevos datos ofrecen una combinación única de un amplio campo de visión, alta sensibilidad y excelente calidad de imagen. El objetivo de estas observaciones particulares fue identificar estrellas masivas que están en formación en esta área y registrar sus espectros de infrarrojos para un estudio físico detallado de estos objetos bastante raros.

En esta imagen, las estrellas jóvenes y muy oscurecidas se reconocen por su color rojo. Los objetos más azules son estrellas en primer plano o estrellas masivas bien desarrolladas, cuya luz intensa ioniza el hidrógeno en esta región. La luz difusa que es visible en casi toda la foto, se debe a la emisión de átomos de hidrógeno que se han recombinado de protones y electrones. Las áreas oscuras se deben a la obstrucción de la luz de los objetos de fondo por grandes cantidades de polvo; este efecto también hace que muchas de esas estrellas parezcan bastante rojas. Un cúmulo de estrellas jóvenes es visible en la parte superior izquierda de la foto, tan profundamente incrustado en la nebulosa que es invisible a la luz óptica, sin embargo, se ve muy bien en esta imagen infrarroja. Está demostrado que la formación de estrellas en nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene lugar predominantemente en nubes moleculares gigantes. Sin embargo, aunque las estrellas de poca masa son comunes y relativamente fáciles de encontrar en tales nubes, es mucho más difícil encontrar estrellas masivas mientras se encuentran en la etapa inicial de su evolución. Esto se debe a que las estrellas masivas son comparativamente raras y pasan por las diferentes fases evolutivas mucho más rápido que las estrellas de baja masa y similares al Sol. Por lo general, se encuentran dentro de densos cúmulos estelares ubicados a grandes distancias de nosotros. Las primeras etapas evolutivas de estrellas de baja y alta masa no se pueden observar a longitudes de onda visibles, debido al oscurecimiento por el polvo en las nubes moleculares anfitrionas.

La observación infrarroja y milimétrica de estos objetos es capaz de penetrar el polvo y así nos permite investigar los procesos complejos que ocurren en las fases más tempranas de la evolución estelar. La mejor comprensión posible de esta etapa crucial del ciclo de vida estelar constituye una clave para la comprensión de la formación y evolución de las galaxias. Y en este contexto, son especialmente las estrellas masivas con sus potentes campos radiactivos, fuertes vientos estelares e interacción final dramática con el medio interestelar a través de explosiones de supernova que dominan la energía de las galaxias normales. Las estrellas masivas viven alrededor de 1 millón de años, mucho menos tiempo que las estrellas más ligeras del tipo del Sol, que suelen vivir entre 10.000 y 12.000 millones de años, y solo sufren explosiones tan violentas en las últimas etapas de su evolución. Por tanto, una de las preguntas más desafiante en la astrofísica actual se refiere a la naturaleza de los diversos procesos físicos que tienen lugar durante la formación de estrellas masivas. Por ejemplo, aún no está claro si las estrellas masivas se forman como estrellas de menor masa de tipo solar, es decir, mediante la acumulación de gas de la nube circundante durante un proceso de contracción progresiva, o si son más bien el resultado de colisiones estelares en densos cúmulos de estrellas. La única manera de saberlo es encontrar las estrellas masivas más jóvenes y luego estudiarlas en detalle mediante observaciones espectroscópicas.



 Fotografía Original 

Crédito:  ESO 

M17     RA = 18:20:47.0     DEC = -16º 10' 18''     Simbad 

 Chat