Nuevo!! Universo Mágico ha creado una Sala de Chat para que puedas conversar en tiempo real.

Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor.

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

✨Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads - Space World - Astronomy Station

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang - Galicia Astronómica

✨Un gran trofeo en la Gran Nube de Magallanes

Jueves 25 de Mayo de 2017




La Gran Nube de Magallanes es una galaxia satélite de la Vía Láctea, en donde abundan las regiones de formación estelar, algunas de éstas regiones se pueden ver incluso a simple vista, por ejemplo la famosa Nebulosa de la Tarántula. Sin embargo en esa galaxia existen más regiones en que las estrellas nacen, no menos intrigantes que la mencionada Tarántula. Es el caso de N51D, que podemos ver en ésta impresionante vista, tomada por Josep Drudis y procesada con la ayuda de su hijo Pau. Contiene dos objetos llamados nebulosa NGC 1968 y el cúmulo estelar NGC 1955. Se trata de una nebulosa de emisión y reflexión, NGC 1955 contiene jóvenes estrellas muy calientes que despiden radiación y fuertes vientos estelares a altas temperaturas, que ionizan el gas circundante haciendo que éste gas brille. Junto a éstas estrellas jóvenes hay muchas protoestrellas, que son futuras estrellas en sus etapas iniciales. 

En NGC 1968 está el primer objeto Herbig Haro localizado fuera de la Vía Láctea, descubierto en 2005 por el Telescopio Espacial Spitzer. La nebulosa, situada en la zona del cielo que ocupa la constelación de El Dorado, desprende el color rojo característico del gas hidrógeno excitado por la radiación ultavioleta emitida por las estrellas del cúmulo estelar, y que curiosamente adquiere forma de tazón ó trofeo de alta competición. Sin duda un excelente trabajo de la familia Drudis que nos permite ver con todo detalle los intrincados filamentos y el luminoso corazón de N51D. Detalles técnicos.


Crédito:   Josep y Pau Drudis / Astrodrudis