Nuevo!! Universo Mágico ha creado una Sala de Chat para que puedas conversar en tiempo real.

Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor.

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público.

✨Comunidades de Astronomía en Google Plus: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads - Space World - Astronomy Station

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang - Galicia Astronómica

✨Una supernova reciente

Domingo 20 de Diciembre de 2015



Los astrónomos estiman que en nuestra galaxia una estrella explota como una supernova un promedio de dos veces por siglo. Un equipo de científicos anunció que descubrieron los restos de una supernova que es la más reciente en el marco de tiempo de la Tierra, se sabe que ha ocurrido en la Vía Láctea. La explosión habría sido visible desde la Tierra hace un poco más de cien años, si no hubiera sido muy oscurecida por el polvo y el gas. Su probable ubicación está a unos 28.000 años luz de la Tierra, cerca del centro de la Vía Láctea. Una observación de más de 11 días de observaciones de su campo de escombros, ahora conocido como el remanente de supernova G1.9 + 0.3, con el Observatorio de rayos X Chandra, proporciona nuevos detalles acerca de este importante evento. La fuente de G1.9 + 0.3 debió ser una estrella enana blanca que sufrió una detonación termonuclear y fue destruida después de la fusión con otra enana blanca, o tirando de material de una estrella compañera en órbita.

Se trata de una clase particular de explosiones de supernova (conocido como tipo Ia) que se utilizan como indicadores de distancia en la cosmología porque son muy consistentes en el brillo y muy luminoso. La explosión expulsa desechos estelares a altas velocidades, creando el remanente de supernova. Esta nueva imagen es una composición de Chandra en rayos X de baja energía son, energías intermedias son rojos y verdes, y de mayor energía son azules. También se muestran los datos ópticos del Digitized Sky Survey, con estrellas que aparecen en blanco. Los nuevos datos de Chandra, obtenidos en 2011, revelan que G1.9 + 0.3 tiene varias propiedades notables. La mayor parte de la emisión de rayos X es "la radiación de sincrotrón", producida por electrones extremadamente energéticos acelerado en la veloz onda expansiva de la supernova. Esta emisión da información sobre el origen de los rayos cósmicos, partículas energéticas que constantemente golpean la atmósfera de la Tierra.

Además, algunas emisiones de rayos X vienen de elementos producidos en la supernova, proporcionando pistas sobre la naturaleza de la explosión. Chandra fue obligado a seguir esas pistas. La mayoría de los remanentes de supernova de tipo Ia son simétricos en forma, con escombros uniformemente distribuidos en todas direcciones. Sin embargo, G1.9 + 0.3 exhibe un patrón muy asimétrico. La emisión más fuerte de rayos X a partir de elementos como el silicio, azufre y hierro se encuentra en la parte norte del remanente, dando un patrón muy asimétrico. Otra característica excepcional de este remanente es que el hierro, que forma el núcleo de la estrella, se mueve de forma relativamente lenta, se encuentra muy lejos del centro y se mueve a velocidades extremadamente altas de más de 3,8 millones millas por hora. El hierro se mezcla con elementos más ligeros que forman las capas exteriores de la estrella.

Debido a la distribución desigual de los escombros del remanente y sus velocidades extremas, los investigadores concluyen que la explosión de la supernova original también tenía propiedades muy inusuales. Es decir, la explosión en sí misma debe haber sido altamente desigual e inusualmente enérgica. Mediante la comparación de las propiedades del remanente con modelos teóricos, los investigadores encontraron indicios sobre el mecanismo de explosión. Su concepto favorito de lo que sucedió en G1.9 + 0.3 es una "detonación retardada", donde se produce la explosión en dos fases diferentes. En primer lugar, las reacciones nucleares ocurren en un frente de onda en lenta expansión, con la producción de hierro y elementos similares. La energía de estas reacciones provoca que la estrella crezca, cambiando su densidad y permitiendo un frente de detonación mucho más rápido, produciendo reacciones nucleares.


Crédito:   De rayos X (NASA / CXC / NCSU / K.Borkowski); Óptico (DSS)