Nuevo!! Universo Mágico muestra los catálogos de Sharpless, NGC y Messier. Búscalos en la barra lateral. 

Universo Mágico premia la calidad de los astrofotografos mediante un Reconocimiento a su labor. 

✨Los aficionados ya pueden escribir sobre astronomía. Date de alta como Autor en Universo Mágico Público. 

✨Grupos de Astronomía en en Facebook: Astronomy & Space Exploration - Universo Mágico - Big Bang - Galicia Astronómica

✨La prima de la Vía Láctea

Domingo 14 de Junio de 2015




NGC 4945 una galaxia cercana que según muchos astrónomos se parece mucho a nuestra propia Vía Láctea. A pesar de que es vista de canto, las observaciones de NGC 4945 sugieren que este enjambre de estrellas es una galaxia espiral bastante semejante a la nuestra, con brazos luminosos y arremolinados, y una región central con forma de barra. Semejanzas aparte, NGC 4945 tiene un centro más brillante que probablemente alberga a un agujero negro súper masivo, que está devorando rumas de materia y disparando energía hacia el espacio. Puesto que NGC 4945 está a sólo unos 13 millones de años luz de distancia hacia la constelación de Centaurus (el Centauro), un modesto telescopio es suficiente para que los observadores del cielo puedan ubicar esta notable galaxia. La designación de NGC 4945 viene de su número de ingreso en el Nuevo Catálogo General compilado por el astrónomo danés irlandés John Louis Emil Dreyer en la década de 1880. A James Dunlop, un astrónomo escocés, se le atribuye el descubrimiento de NGC 4945 en 1826 desde Australia.

Nuevas observaciones han revelado que NGC 4945 tiene un activo núcleo galáctico, lo que significa que su bulbo central emite mucha más energía que las galaxias más calmas como la Vía Láctea. Los científicos clasifican a NGC 4945 como una galaxia Seyfert, por el astrónomo norteamericano Carl K.Seyfert, quien en 1943 escribió un estudio describiendo las raras emisiones de luz que emanan desde algunos centros galácticos. Desde entonces, los astrónomos han llegado a sospechar que los agujeros negros súper masivos causan la confusión existente en el centro de las galaxias Seyfert. Los agujeros negros gravitacionalmente atraen gas y polvo hacia sí, acelerando y calentando esta materia atraída hasta que emite radiación de alta energía, incluyendo rayos-X y luz ultravioleta. La mayoría de las grandes galaxias espirales, incluyendo la Vía Láctea, albergan un agujero negro en sus centros, a pesar de que muchos de estos monstruos oscuros ya no se alimentan activamente en esta etapa del desarrollo galáctico.

Fotografía original 

Crédito:     ESO